Como referente político, hoy me toca integrar una lista de precandidatos en el orden nacional.

Una lista encabezada por Patricia Bullrich como parte del frente electoral Juntos por el Cambio y en la que ocupo el puesto de precandidato a Parlamentario en el Mercosur.

En esta condición, muchas veces me preguntan “por qué Patricia Bullrich, con sus antecedentes de Montoneros”. Esto me lleva a reflexionar sobre el tema y a elaborar esta respuesta que fundamenta mi elección personal. Si integro esta lista es porque comparto lo valores de las personas que encabezan la misma.

Desde niño, mis padres me educaron en el valor que tiene reconocer públicamente un error y pedir disculpas. Es de “caballeros” me decían, es de “buenas personas”. Puntualmente Patricia reconoce su pasado como un gran error y se ha disculpado en repetidas oportunidades.

Todos hemos cometido errores, los cometemos y los vamos a seguir cometiendo. Somos humanos y nuestra naturaleza es imperfecta, pero nada más difícil que encontrar una persona que reconozca sus errores y se disculpe por los mismos. En política pasa lo mismo y de hecho es muchísimo más común que, no sólo no se reconozca el error, sino que se reivindique el error como un acierto.

Todos tenemos un pasado y ese pasado no nos condena si realmente reconocemos los errores cometidos o nos comprometemos en mejorar hacia adelante y cambiar en los hechos una conducta errada.

Un joven José de San Martín luciendo el uniforme del Regimiento de Infantería de Murcia

No voy a tratar de tratar de equiparar al Gral Don José de San Martín, el Padre de la Patria, con Patricia, pero quiero que todos recordemos esto:

San Martin se suma a la causa americana a los 34 años, después de más de 20 años de servir como oficial en los ejércitos del Rey. Cuando en 1812 desembarca en Buenos Aires muchos patriotas lo miraban con recelo, con sospecha y hasta llegaron apodarlo el “Mosiu”, un término despectivo con el que los criollos se referían a los europeos en general. Y cómo no desconfiar de este recién llegado cuyos hermanos, que también eran oficiales de los ejércitos realistas, todavía integraban sus filas. Los patriotas sabían que estaban arriesgando su vida y su patrimonio en la revolución.

Fueron los hechos los que ganaron la confianza de sus pares, la creación del Regimiento de Granaderos a Caballo y la batalla de San Lorenzo, la campaña al norte para fortalecer a Güemes y a Belgrano y su obra magistral, que aún se estudia en las escuelas militares del mundo, el cruce de los Andes, la liberación de Chile y de Perú.

Así mismo son los hechos aquellos que confirman y ratifican las condiciones de Patricia Bullrich para dirigir los destinos de nuestro querido país, esa Argentina que nos duele y que necesita “cirugía mayor”.

Su gestión al frente del ministerio de Seguridad de la Nación nos mostró a una persona con capacidad y coraje.

La lucha contra el narco, sin dudas el peor y más fuerte de los enemigos que tiene la sociedad actual, que hunde a nuestros jóvenes en la marginación, la miseria y el delito. Fue la gestión de Patricia la que marcó un antes y después en la lucha profunda contra este flagelo.

El volver a poder circular libremente por las rutas de nuestro país, desalojando a los piqueteros-delincuentes que nos impedían circular. Y entiéndase bien, el que comete un delito es un delincuente, la protesta y el reclamo deben hacerse siempre en el marco de la ley.

Cuidar a sus subordinados, a los que nos cuidaban a nosotros los ciudadanos, fue claramente otro de sus hechos destacables. El caso Maldonado, que fue usado como un ariete por la oposición kirchnerista y sus medios masivos a los que lo único que les importaba era tener un “mártir”. Este caso se podía resolver políticamente muy rápido culpando a un gendarme y con él a todas las FFSS que estaban bajo su mando. Pero Patricia eligió ponerse de lado correcto y “bancó” contra viento y marea a los hombres de nuestra Gendarmería Nacional y en ellos a todos los hombres de las fuerzas de seguridad que día a día salen a jugarse la vida por todos nosotros.

Son los hechos, mucho más allá de las palabras, los que nos demuestran claramente que Patricia Bullrich tiene lo que hay que tener y que está dispuesta a llevar los cambios a fondo y sin titubeos.

One thought on “Porque Patricia

  1. Saul galloso dice:

    Excelente creo que el Argentino de bien va a seguir y elegir a patricia por los dichos en este relato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *